Mudra del loto y mantra Yam

Hoy, como es el día del amor, os quiero hablar de un mudra y un mantra que están relacionados con el chakra del corazón, el padma mudra y el mantra Yam.

He practicado los dos, porque ha habido una época de mi vida que tenía toda esta parte de mi cuerpo físico encogida, y gracias a ambos, he conseguido liberar y conseguir amarme a mi misma tal y como soy.

El mudra del loto o padma mudra, simboliza la pureza del corazón y todas sus cualidades: la bondad, el afecto, el amor, la compasión... sirve para recibir todo aquello que necesites en los momentos que estés más agotada o te sientas incomprendida, ya que las manos se abren para recibir la energía del universo y el corazón se abre al amor y la compasión. 

Se puede practicar recitando el mantra Yam, que aporta la energía del amor hacia una misma y hacia los demás. Su vibración favorece el desarrollo personal y espiritual, fomenta el perdón, la humildad y la aceptación y sana el chakra del corazón logrando la calma.

Cómo hacer el mudra: 

haremos una flor de loto con las manos. Esta, en el hinduismo y en el budismo simboliza pureza de espíritu, paz, tranquilidad y equilibrio. Para ello, junta las manos ante el pecho a la altura del corazón, junta los pulgares y los meñiques y abre las manos para formar una flor.

Para hacer la meditación:

Busca un sitio tranquilo, ventilado y siéntate en postura fácil, sentada en un zafu o en el bloque. Cierra los ojos, visualiza una flor de loto y comienza a hacer respiraciones profundas; con cada inspiración la flor se abre un poco más, hasta quedar abierta y dispuesta a recibir todo lo bueno. 

Una vez hechas las primeras respiraciones, comienza con el mantra, abriendo mucho la boca y terminando con el sonido m vibrando los labios como cuando abrimos con om, y siente.

El tiempo lo decides tú en base a cómo te vayas sintiendo.

Abre tu corazón a recibir todo el amor.

Namaste

Cristina


Compartir esta publicación


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados